Orkut facebook Youtube messenger Skype Mi estado
FEBRERO 2020
LMXJVSD
12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829

anterior siguiente

Artículo

Articulos

No se han encontrado artículos para la fecha seleccionada

Artículos

RSS Feed RSS enviar Enviar Comentar Comentar Imprimir Imprimir enviar Estadisticas Valoración

300 años de Circo y Feria en Albacete

Genís Matabosch


Hablar de trescientos años de Feria es hacerlo también de tres siglos de circo y de sus elementos precursores: malabaristas, maromeros, amaestradores de osos y simios, volatines y todo tipo de saltimbanquis encontraban en las reuniones de ganaderos uno de sus escenarios predilectos. El circo fue un elemento indisociable de la Feria albaceteña ya desde su creación. La ciudad, cruce de caminos, se convertía así en parada obligada de comediantes.
 
La Feria evolucionó del mismo modo que, con el tiempo, lo hizo el circo: mientras la feria agrícola y ganadera daba paso a la feria del ocio y la diversión, los aislados titiriteros se organizaban en vastas compañías que plantaban sus carpas junto a un recinto ferial también en expansión. Lo expone magistralmente el historiador albaceteño Antonio Caulín: “Desde entonces [se refiere a 1783, año en que se construyó el espacio de la Feria], en parcas casetas circundantes al recinto ferial, todos los septiembres titiriteros, ilusionistas, pantomimas, amaestradores de animales, malabaristas y otros tantos hermanos artistas del escenario declamado, se acercan a la Feria en sus tres siglos de existencia”. Y añade: “Tras el intercambio y las transacciones económicas después del ajetreado día, los feriantes y sus clientes buscarían un lugar de esparcimiento e ilustración en las endebles instalaciones donde escuchar o presenciar algún retrato costumbrista y también admirar los malabaristas y habilidades de doma con caballos, perros, cabras u otros extraños animales como los monos” (“El circo del Teatro-Circo de Albacete”, en el programa de mano Estrellas del Circo, Albacete, febrero 2007).

Durante la Feria de 1871, Manuel Fernández instaló su espectáculo gimnástico en la desaparecida plaza de Caulín, próxima al recinto ferial. Dos años más tarde, Celestino Bernabé Soler ofrecía sus “funciones de ejercicios ecuestres y gimnásticos”. En 1894 y 1895, el empresario circense Pedro Fessi pagaba 48 pesetas a las arcas municipales para instalar su circo en el radio de la Feria. Generalmente, las solicitudes llegaban a Albacete después de haber trabajado en Cieza, Almansa, Cartagena o Valencia. En cuanto a las dimensiones de los circos, la investigadora Emilia Cortés explica, en su estudio sobre los espectáculos albaceteños de finales del XIX, que solían ocupar entre cinco y nueve metros de fachada, y entre diecisiete y veinte de fondo.

Albacete profesaba un claro gusto por el espectáculo circense, como demuestra el hecho de que durante cincuenta años se dieran cita allí dos y tres circos en época de Feria. En 1918, plantaron sus lonas los circos de Casimiro Jarque, Domingo Cortés y Llorca. Al año siguiente, el de Jarque fue sustituido por el Circo Romano de Pedro Instanovich, mientras que Jorge Vich presentaba una colección de fieras. En los años veinte, el Circo Cortés fue siempre fiel a la Feria y se repartió la competencia con otros espectáculos del mismo ramo, como el de Pedro Heliche (en 1920), la compañía del acróbata ecuestre Willy Frediani (en 1922), el Circo París de José Bernabé (en 1925) o el Americain Cirque de Luis Corzana (en 1929).

Junto con el Cortés, el circo con mayor número de estancias en la Feria fue el Maravillas, de Eugenio Romero, que se convirtió en su competidor durante los años treinta y cuarenta del ya pasado siglo. Una de las cinco hijas de Eugenio, Marina, se casó con Salvador Riquelme, conocido popularmente como “El Tonto Salva”, natural de Albacete e integrante del conocido grupo de payasos Hermanos Riquelme, habituales en la cartelera del Maravillas.

Para la temporada de Feria de 1943, el Circo Maravillas se asoció al empresario Juan M. Carcellé, que posteriormente presentaría en Albacete notables programas. Junto con el Cortés y el Maravillas, actuaban otros circos como el Imperial (1945), el España de los payasos valencianos Hnos. Díaz (1947 y 1949), el Circo Price en gira de Carcellé (1946), el Circo Hervás, con su colección de animales domésticos amaestrados (1948), y el Gran Circo Hijos de Castillo (1948).

En septiembre de 1949 llegaba, por vez primera a la ciudad y precedido de una importante publicidad, el gran Circo Americano de Manuel Feijóo y Arturo Castilla. Su espectáculo, titulado “Transatlantic Circus”, dejó atónitos a los espectadores. Entre sus atracciones destacaban los payasos Trío Oscar, los acróbatas Navicut y la mujer bala Miss Ada. En 1963, el fotógrafo albaceteño Belda realizó un reportaje completo a partir del espectáculo que el Circo Monumental de Fidel Castilla ofrecía durante la Feria: en sus instantáneas aparecen los elefantes de la familia francesa Prin, los payasos Emy-Goty-Cañamón y el enigmático mago Li Chang, entre otros.

En la Feria de 1967, llegó a Albacete el Rusus Circus de Pepe Cristo, padre del recién desaparecido domador Ángel Cristo. Finalmente, el último circo que se instaló junto al recinto ferial fue el capitaneado por los hermanos Carlos y Luis Raluy. A mediados de los noventa, plantaron en varias ocasiones su carpa circular de escasos treinta metros en el interior del patio del Colegio Carlos V. Su excepcional colección de viejos carromatos ofrecía una estampa propia de las ferias de la primera mitad del siglo XX.

La escasez de terrenos disponibles en las inmediaciones de la Feria, la necesidad de un espacio mayor para la instalación de las nuevas carpas y los intereses de los feriantes explican que el circo haya tenido que trasladarse al extrarradio de la ciudad. Las últimas carpas que han visitado la población se han instalado junto al IFAB (Instituto Ferial de Albacete), a escasos metros del Centro Comercial Imaginalia. Éste ha sido el caso, por ejemplo, del Circo Wonderland de la familia Macaggi-Forgione, presente tanto en la Feria de 2009 como en la actual.

Sirvan estas notas como pinceladas de una rica historia circense, en curso de redacción, ligada a esta Feria ―hoy de aniversario― y a esta ciudad que tanto ama el hechizo de la pista.

 

Este artículo fue publicado en el programa de mano del espectáculo "Estrellas del Circo", Teatro Circo de Albacete, septiembre 2010.

Comentarios

Circus Plam. 03 dic 2011 a las 18:02
Alguien podría darme la fecha de fallecimiento de Salvador Riqueme Díaz, payaso de los años 20? Tengo su carnet de clown de la asociación de variedades de Barcelona del año 1922 a la venta y querría recopilar toda la información que pueda. Gracias.


Circus Plam. 03 dic 2011 a las 18:03
se me olvidó mi email de contacto. kevsosweet@hotmail.com


Añadir comentario

[para poder introducir comentarios es necesario registrarse]

Email:
Contraseña:
[recuperar contraseña]