Orkut facebook Youtube messenger Skype Mi estado
MAYO 2018
LMXJVSD
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031

anterior siguiente

Artículo

Juan M. Carcellé, vida de un gran empresario

Carcellé nace en Olot (Girona) el 27 de mayo de 1895. Hijo de Feliciano Martínez, coronel de infantería destinado a La Jonquera, y de María de la Cinta Carcellé, hija de Tortosa  (Tarragona). A los seis años su padre se retira del ejército y la familia se traslada a la ciudad natal de la madre. En Tortosa, el pequeño Juanito estudiará con los hermanos de las Escuelas Cristianas. A los 15 años sus padres lo mandan a Madrid donde opositaciona para ingresar en el cuerpo de funcionarios de Telégrafos -(1916)- y donde llegará a ser jefe administrativo de primera clase. Con un par de amigos, Pepe Mú... Leer más

Noticias

Éxito del Festival de Magia y lo visual de Santander (ES)

16-05-2018


 

Faltan quince minutos para que Raúl Alegría entre en el escenario de la Sala Argenta. Es domingo. Se acaba el fin de semana, pero en el Palacio de Festivales se respira como en viernes. En el patio de butacas, los asistentes a la Gala Internacional bajan los asientos y suenan las bisagras, pero el mago cántabro coge el teléfono y responde a este periódico que sí, que algo está pasando en la ciudad para que la lluvia no pueda tumbar los espectáculos de calle del IX Festival de la Magia y lo Visual, y que las 2.500 entradas vendidas para las dos galas hayan llenado la sala Argenta. «Lo mejor es la sensación que nos queda de que el festival se ha consolidado», dice. «Es la impresión de los artistas que han venido; este festival ya suena y traspasa las fronteras del mundo», y la razón no es otra que el volumen de propuestas que reciben: cada año suman más, dice.
Con el sol escaqueándose de mayo entre granizos y lluvia, el Festival ha sumado 6.000 asistentes, según la Fundación Santander Creativa, que han presenciado alguna de las veinte funciones gratuitas que al final se han ofrecido durante el fin de semana, y que ninguna ha sido suspendida al trasladarse a templetes y lugares tapados. «Estoy doblemente emocionado», reconocía ayer Raúl Alegría, «por un lado, por haber recibido en el Festival el Oscar de la magia (Premio Merlín 2018) a Mejor escapista) y lo que conlleva a partir de ahora dicho reconocimiento, y también por las 2.500 entradas que han llenado la Argenta para ver la Gala».
Siete nacionalidades
La suma de asistentes comenzó a contar desde el viernes, cuando Raúl Alegría inauguró la novena edición del festival con el número de escapismo. Esta vez, se metió en una mina marina de la II Guerra Mundial suspendida sobre el mar por una grúa, frente al Centro de Alto Rendimiento de Vela Príncipe Felipe. El fin de semana, las funciones de calle y las dos galas completaron una programación que tiene la vista puesta en su componente internacional.
Para esta edición, el Festival ha contado con catorce ilusionistas que han llegado de Argentina, Francia, Cuba, Alemania, Bélgica, México o España. Entre trucos, malabares y visiones sobre escenarios improvisados, como el de ayer bajo los arcos de La Porticada, se pone el punto final con un balance «positivo», según el director de la Fundación Santander Creativa, institución que apoya el encuentro: «Ha habido que buscar espacios a cubierto, pero se han respetado las dieciséis funciones previstas en el centro de la ciudad, y se ha tenido que sumar incluso alguna función adicional», explica Marcos Díez. Por ello, aprovecha el cierre y que los telones están ya echados para «agradecer la fidelidad del público y el trabajo de los profesionales y voluntarios, liderados por Raúl Alegría, que lo han hecho posible».
Con este Festival de la Magia, la cita con el juego visual de Santander suma ya nueve ediciones, con el reto de redondear, en un potencial décimo aniversario, la trayectoria del evento.

Faltan quince minutos para que Raúl Alegría entre en el escenario de la Sala Argenta. Es domingo. Se acaba el fin de semana, pero en el Palacio de Festivales se respira como en viernes. En el patio de butacas, los asistentes a la Gala Internacional bajan los asientos y suenan las bisagras, pero el mago cántabro coge el teléfono y responde a este periódico que sí, que algo está pasando en la ciudad para que la lluvia no pueda tumbar los espectáculos de calle del IX Festival de la Magia y lo Visual, y que las 2.500 entradas vendidas para las dos galas hayan llenado la sala Argenta. «Lo mejor es la sensación que nos queda de que el festival se ha consolidado», dice. «Es la impresión de los artistas que han venido; este festival ya suena y traspasa las fronteras del mundo», y la razón no es otra que el volumen de propuestas que reciben: cada año suman más, dice.
Con el sol escaqueándose de mayo entre granizos y lluvia, el Festival ha sumado 6.000 asistentes, según la Fundación Santander Creativa, que han presenciado alguna de las veinte funciones gratuitas que al final se han ofrecido durante el fin de semana, y que ninguna ha sido suspendida al trasladarse a templetes y lugares tapados. «Estoy doblemente emocionado», reconocía ayer Raúl Alegría, «por un lado, por haber recibido en el Festival el Oscar de la magia (Premio Merlín 2018) a Mejor escapista) y lo que conlleva a partir de ahora dicho reconocimiento, y también por las 2.500 entradas que han llenado la Argenta para ver la Gala».
Siete nacionalidadesLa suma de asistentes comenzó a contar desde el viernes, cuando Raúl Alegría inauguró la novena edición del festival con el número de escapismo. Esta vez, se metió en una mina marina de la II Guerra Mundial suspendida sobre el mar por una grúa, frente al Centro de Alto Rendimiento de Vela Príncipe Felipe. El fin de semana, las funciones de calle y las dos galas completaron una programación que tiene la vista puesta en su componente internacional.
Para esta edición, el Festival ha contado con catorce ilusionistas que han llegado de Argentina, Francia, Cuba, Alemania, Bélgica, México o España. Entre trucos, malabares y visiones sobre escenarios improvisados, como el de ayer bajo los arcos de La Porticada, se pone el punto final con un balance «positivo», según el director de la Fundación Santander Creativa, institución que apoya el encuentro: «Ha habido que buscar espacios a cubierto, pero se han respetado las dieciséis funciones previstas en el centro de la ciudad, y se ha tenido que sumar incluso alguna función adicional», explica Marcos Díez. Por ello, aprovecha el cierre y que los telones están ya echados para «agradecer la fidelidad del público y el trabajo de los profesionales y voluntarios, liderados por Raúl Alegría, que lo han hecho posible».
Con este Festival de la Magia, la cita con el juego visual de Santander suma ya nueve ediciones, con el reto de redondear, en un potencial décimo aniversario, la trayectoria del evento.

 

Fuente: Diario Montañés