Orkut facebook Youtube messenger Skype Mi estado
OCTUBRE 2019
LMXJVSD
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031

anterior siguiente

Artículo

Articulos

No se han encontrado artículos para la fecha seleccionada

Noticias

La función social del Circo Splash (AR)

11-07-2018

En el marco de las actividades de las vacaciones de invierno, el Gobierno de la Ciudad de Río Cuarto firmó un convenio con el Circo Splash para la realización de una función gratuita a la que asistirán alrededor de 800 niños que concurren a copas de leche, centros comunitarios y otras instituciones de la ciudad. La función se llevará a cabo el miércoles 18 de Julio a las 14 hs en las instalaciones del Circo Splash que está ubicado en la calle Castelli al 1800. El subsecretario de Cultura de la Municipalidad, Diego Formía, informó que se trabajó conjuntamente con otras áreas del municipio para que la invitación alcance a todas las organizaciones sociales y barriales y para que los niños cuenten con el transporte gratuito para llegar hasta el lugar. Por su parte, el representante del circo Splash, Iván Piovano manifestó su satisfacción con la propuesta y expresó que “esta es una política que apoyamos y por la cual estamos acá porque todos los niños tienen derecho a ser felices”. (0 comentarios)

Edwin Sierra festeja sus 18 años de circo (PE)

11-07-2018

Con más de 26 años de carrera artística, Edwin Sierra cumple este año 18 años haciendo circo de forma continua y en estas fiestas patrias ofrece un espectáculo de calidad en San Juan de Miraflores al frente de la CT. El circo de Edwin Sierra reúne cada año a miles de niños y niñas de todas las edades, bajo la carpa los chicos quieren ser grandes y los grandes quieren ser chicos. Un espectáculo de magia, fantasía y buen humor para toda la familia. “Son 18 años haciendo circo de forma continua, estoy agradecido por el cariño del público. Este año traigo muchísimas novedades, sorpresas que buscan arrancar más de una carcajada a toda la familia”, comentó Sierra. Su espectáculo levantará el telón el 19 de julio al 19 de agosto e irá de lunes a viernes, donde tendrá además de magos, malabaristas y los infaltables payasos. Además del clásico Chavo del 8, personaje muy querido que caracteriza Edwin Sierra, así como Cantinflas y Fuana la charapa. Este año el humorista, que conduce Cumbias y Risas en Radio Nueva Q, vuelve con un espectáculo renovado este año se instalara luces y efectos de sonido de última generación, preparados para la diversión de grandes y chicos. (0 comentarios)

Deivy Franco en el Circo de la Chola Chabuca (PE)

11-07-2018

Previo a su participación en setiembre en el gran Festival IDOL de Moscú, el temerario trapecista peruano Deivy Franco realizará la temporada de Fiestas de Lima en el programa del Circo de la Chola Chabuca. Sin antecedentes circenses familiares, el joven Deyvis se subió al trapecio por primera vez a los dieciséis años. Sentía una gran pasión por volar y la adrenalina del riesgo comenzó a ser una emoción imprescindible para él. En sus inicios, primero tuvo de maestro de vuelo al peruano Augusto Dias y, más adelante, al cubano Omar Amador. Su número ofrece unas primeras secuencias sin ningún tipo de protección que suponen un nivel de riesgo elevadísimo. En este sentido su atracción se acerca a aquellos números que buscan el susto del espectador a través de momentos de especial tensión. Este valor añadido le supuso ganar el premio al mejor artista de circo de Perú en el año 2013 y el segundo premio en el Festival de circo chileno de 2015. De gran humildad, hoy se confiesa admirador de artistas como Gaston Elias o Korri Aulakh.Entre las principales etapas de su carrera artística hay que tener en cuenta: Circo di Napoli (Brasil, julio-agosto 2000), Circo Tiboly (Perú, julio 2004-agosto 2006), circo acrobático Argentino (Ecuador, julio 2006- enero 2008), Circo Mónaco de Fieras (Perú, febrero 2008 – junio 2009), Circo África de Fieras (Perú, julio 2009- octubre 2010), American Circus (Chile, enero-abril 2011), Universal Circus (Chile, septiembre-noviembre 2011), Golden Circus (Perú, julio-agosto 2013), Circo de la Alegría (Perú, agosto-noviembre 2013), Circo Las Águilas Humanas (Chile, septiembre 2014-octubre 2016), Magic Circus (Perú, octubre-diciembre 2016), Atlantis Circus (Chile, 2017), Sin antecedentes circenses familiares, el joven Deyvis se subió al trapecio por primera vez a los dieciséis años. Sentía una gran pasión por volar y la adrenalina del riesgo comenzó a ser una emoción imprescindible para él. En sus inicios, primero tuvo de maestro de vuelo al peruano Augusto Dias y, más adelante, al cubano Omar Amador. Su número ofrece unas primeras secuencias sin ningún tipo de protección que suponen un nivel de riesgo elevadísimo. En este sentido su atracción se acerca a aquellos números que buscan el susto del espectador a través de momentos de especial tensión. Este valor añadido le supuso ganar el premio al mejor artista de circo de Perú en el año 2013 y el segundo premio en el Festival de circo chileno de 2015. De gran humildad, hoy se confiesa admirador de artistas como Gaston Elias o Korri Aulakh. (0 comentarios)

Nace Circus World Market: el Salón del Circo junto a Elefante de Oro (ES)

10-07-2018

El primer Circus World Market –Salón Mundial del Circo- se celebra en el marco del 8º Festival Internacional del Circo Elefante de Oro, un acontecimiento en continuo crecimiento que anualmente atrae más de 30.000 espectadores que, en esta ocasión, pasarán por el Salón para llegar a la Gran Carpa del Festival. El evento atrae en cada edición gran cantidad de agentes, artistas y empresarios y está considerado como uno de los principales Festivales del mundo. La feria CIRCUS WORLD MARKET es el evento de referencia a nivel internacional enteramente dedicado al circo y su mundo. La asistencia al evento supone una gran oportunidad para las empresas expositoras ya que tendrás a tu disposición una gran concentración de público objetivo al que poder dar a conocer tu producto. (0 comentarios)

El Circo de las Estrellas de Rusia llega a Mar del Plata (AR)

10-07-2018

Mar del Plata recibirá en este mes de julio todo el encanto y la espectacularidad del Circo de Rusia y sus estrellas, los días martes 24 y miércoles 25 de julio a las 17.30 horas en el teatro Provincial de Boulevard Marítimo 2544, casi Lamadrid. Las entradas se encuentran a la venta a través de la plataforma Plateanet (www.plateanet.com ) y también vía telefónica al (011) 5236 - 3000 Presentando el show "Fantasy", el circo ruso es una propuesta imperdible de la escuela de las artes circenses del este europeo (Rusia y Ucrania, particularmente) que data del año 1.800 pero que no por ello ha dejado de evolucionar, constituyéndose en uno de los grandes atractivos mundiales de la disciplina. Precisión, destreza, elegancia y perfección son parte del circo ruso, que convoca a la familia entera para entretener, divertir y, siempre, asombrar, con más de 30 artistas en escena, incluidos los ganadores de los festivales de Montecarlo, Moscú y Pekín. El público podrá presenciar la performance de malabaristas, trapecistas, clowns, contorsionistas, equilibristas, gimnastas e ilusionistas que dotan de su talento al mundo a través del Circo du Soleil, el Circo Real de Holanda y el Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus (EEUU). Si algo pone de manifiesto la calidad de arte del circo ruso es que la Academia de Estudios tiene una duración de 8 años y los artistas comienzan a recibir su jubilación antes de los 40 años según una ley especial de su país debido a lo arduo y muchas veces peligroso de su trabajo. Allí radica también una de las características de lo asombroso que se verá en Mar del Plata en pocos días. (0 comentarios)

Airotic de Les Farfadais (FR) llega a Barcelona (ES)

10-07-2018

Sin nunca ofender al público y siempre procurando un buen gusto artístico, tras la sensual incandescencia donde el hedonismo parece ser la palabra clave, los Farfadais encarnan Eros y Afrodita durante locos actos que celebran el más profundo amor, pero también el más puro. De hecho, no nos malinterpretéis con este acto, detrás de estos cuerpos que se entregan el uno al otro, primero cruzándose, entrecruzándose y mezclándose sin aburrir nunca y luego enredandose y harmonizándose, hay corazones que laten en sicronía con el tempo de la vida. (0 comentarios)

La profesora del Circo Piraña Show (ES)

09-07-2018

"Estás loca, estás en la bolsa de empleo público de profesores y te vas a ir un año entero a dar clase en un circo". Esto más o menos fue lo que me dijeron mi familia y algunos amigos cuando les conté que me habían admitido en el Programa de Aulas Itinerantes del Ministerio de Educación. Sí. Efectivamente, llevaba trabajando como profesora desde que terminé las diplomaturas. Soy maestra de educación especial e infantil, tengo 32 años y he trabajado tanto con niños como con adultos. También fui cooperante en un colegio de Honduras durante mes y medio. Conocer de primera mano cómo era educar en un ambiente itinerante me llamaba muchísimo la atención. Por eso, durante el curso 2016-2017 me convertí en la maestra del Colegio Circo Piraña Show, situado en un camión que hacía las veces de mi casa y mi lugar de trabajo. Siempre me ha gustado el circo, incluso había ido a clases de danza aérea. Eso sí, en el circo nunca lo practiqué, solo miraba, no quería mezclar ocio con trabajo, aunque todos sabían que mis números y acróbatas favoritos eran los aéreos. Mi primera semana allí no fue fácil. Recuerdo llegar con todos los trastos y ver el poco espacio que tenía. Me parecía imposible colocar todo lo que había llevado. No asimilé bien que estaba en un circo hasta que fui por primera vez a una función y pude ver que todos con los que me había cruzado, los que me habían ayudado con los electrodomésticos y los que me habían dicho dónde aparcar el coche tenían una misión en el espectáculo. También yo tenía la mía, era parte del ecosistema circense. Cuando cuento que trabajé en un circo ambulante nunca faltan las preguntas. Pero ¿vivías allí con ellos? Claro, juntos pero independientes. Todos los maestros de circo (alrededor de 15 cada curso) tenemos unas instalaciones muy parecidas. El objetivo es que no existan grandes diferencias entre un destino y otro. En mi circo se aprovechaba el mismo camión como colegio y vivienda del maestro, aunque los espacios eran independientes. En menos de diez metros cuadrados tenía una cocina-comedor, un baño y una habitación con una cama grande y otra más pequeña. Uno de mis mayores miedos antes de mudarme era el frío, soy muy friolera y temía pasarlo mal, pero en absoluto, el camión tenía calefacción y aire acondicionado en ambas zonas. Función tras función, esa temporada recorrimos Cataluña y el norte de la Comunidad Valenciana. Los traslados los hacía en mi coche particular, teniendo que dejar mi casa y el cole recogidos. Eso implicaba que todo lo que podía caerse con el movimiento tenía que estar o en el suelo o encima de la cama. Un día, cuando entré en el camión después de un viaje, vi que estaba lleno de cristales: había olvidado descolgar la mampara del baño y se había hecho añicos. Rompí a llorar y se lo fui a contar a la empresaria del circo. Esta me abrazó. Me dijo que esos descuidos les seguían pasando a ellos de vez en cuando, y eso que llevan años viviendo de acá para allá. Cuento esta anécdota para explicar cómo me hicieron sentir desde el primer momento, era una más. Si nos mudábamos en día lectivo, el camión del colegio siempre era lo último que se movía para que los niños no perdiesen clase. La gente del Piraña Show, alrededor de 30 personas entre empresarios, artistas y personal de mantenimiento y montaje, respetan mucho la educación de sus hijos y la figura del maestro que les acompaña cada curso. Viven como una gran familia; padres e hijos tienen su propia casa, pero cuando llegan fechas señaladas, como cumpleaños, nos juntábamos todos. No puedo negar que echo mucho de menos a los niños, el vínculo que se crea con ellos es muy estrecho, la mezcla de cariño y respeto que me tenían es una de las cosas que me llevaré para siempre de esa experiencia. Un día que estaba un poco de bajón llamaron a mi puerta y montaron un concierto de rock para animarme. A pesar de los gallos y del desafine de las guitarras eléctricas ficticias, lo consiguieron. Aunque suelo decir que nuestro colegio era como todos, al ir contando detalles y experiencias me doy cuenta de que era un colegio extraordinario, con todas las connotaciones que tiene esta palabra. Esa esencia tan especial es lo primero que tienes que tener en cuenta si decides participar en un programa de aulas itinerantes. Todo es variable, desde el lugar donde vives hasta el número de alumnos. Algunas familias cambian de circo en mitad de curso y lo normal es que en clase haya niños de edades muy dispares. En el Piraña Show tenía seis estudiantes fijos, el pequeño tenía 4 años y el mayor, 16. Además, ser profe de un circo es un buen entrenamiento de improvisación: puedes tener las horas de clase programas al milímetro y que, de repente, se vaya la luz en el cole y tengas que improvisar actividades al aire libre siguiendo el hilo del temario lo mejor posible. Tomar decisiones rápidas es algo que al principio de aquel curso me costaba y que, gracias a esos imprevistos, ahora domino. La organización fue mi mejor aliada para que todos mis alumnos llegasen a cumplir sus objetivos. En ese sentido estoy muy satisfecha, los dos niños que cursaban primero de primaria aprendieron a leer y el mayor terminó la ESO. A pesar de la diferencia de edad, traté de que los seis trabajasen como un equipo, aprendiendo los unos de los otros, algo imprescindible se dediquen o no al circo cuando crezcan. Algunos tenían muy claro que querían seguir los pasos de sus padres, incluso los más mayores ya participaban en algún número. Otros, sin embargo, al terminar la Secundaria continuaron su formación en un instituto regular para convertirse en profesores o médicos. Aunque trabajé sola durante todo el curso, el contacto diario con los inspectores y los pedagogos del Ministerio y la obligación de seguir una rutina semejante a un colegio corriente (memorias, pasar las faltas de los alumnos...) hizo que no perdiese la motivación. Lo que más me gusta de este forma de enseñar es la posibilidad que tienen los alumnos de explorar el entorno que rodea al circo cada semana (naturaleza, museos, culturas...). Al tener que repartir el tiempo de clase entre tantos niveles, trataba de plantear tareas con las que pudiéramos abordar distintas materias. Por ejemplo, desde la clase de educación física montamos unos mini Juegos Olímpicos. Cada niño escogió un país y, además de realizar distintas pruebas físicas (natación, lanzamiento de disco...), tuvieron que investigar sobre el mismo. Así trabajábamos también geografía e historia. Los padres se involucraban mucho en este tipo de actividades. Aún recuerdo la celebración del día del número pi, los adultos prepararon camisetas y una gran merienda como si fuesen unos alumnos más. Aunque mi horario como profesora terminaba a las tres de la tarde, los niños me llamaban "profe" todos los días a cualquier hora. No obstante, una de las cosas fundamentales que tiene que aprender un maestro de circo es a poner límites. Supongo que no es muy distinto a cuando trabajas en un pueblo pequeño, que te puedes encontrar a la madre de un alumno en la panadería y montar una reunión improvisada allí mismo. Pero no, tienes que ponerte seria con eso: las tutorías con los padres y las clases tienen que estar dentro del horario lectivo y de las horas marcadas. Las tardes y los fines de semana los tenía totalmente libres. Solía aprovechar para ir a ver a mi familia, comprar, descubrir rutas de senderismo y, si estaba cerca de alguna ciudad, buscar clases de baile. Pero sola, todo lo tenía que hacer sola y sin referencias. Eso quizá fue lo me echó atrás para no seguir un curso más siendo maestra de circo. Allí todo se magnifica, me siento como una concursante de un reality tipo Gran Hermano diciendo esto, pero es totalmente cierto. Un día se me inundó la casa y no tenía ni idea de dónde venía el agua. Eso mismo me pasó hace años en un piso de alquiler y no me agobié tanto. Creo que la diferencia estuvo en que en el segundo caso tenía a mi familia y amigos cerca. La avería se solucionó pronto, la gente del circo acudió rápidamente a mi caravana a pesar de que estaban en plena función. Hace unos meses tuve la oportunidad de decirle al maestro que ha cogido mi testigo que había tenido mucha suerte por caer en ese circo. El Piraña Show se asentó unos días en mi ciudad y no quise perderme su nuevo número de magia. Ha pasado un año desde que me despedí de ellos y no se me borra la sonrisa de la cara cuando recuerdo a mis alumnos y esa locura de experiencia de la que hablaba mi entorno. Además, aunque ellos nunca me hayan visto volando sujetada por telas, creo que mi danza aérea ha mejorado desde que viví en un circo. (0 comentarios)

La historia de la familia circense Domínguez (MX)

09-07-2018

Buscando las raíces del circo chileno es turno para conocer parte de la prestigiosa familia Domínguez, a la cual pertenece una dama: Aracelly de las Mercedes Domínguez Yáñez, a quien entrevistamos en México, lugar donde reside junto a su familia. El creador de este legado circense en nuestro país, fue don Enrique Domínguez, el payaso Pajarito y la señora María Mercedes. Ambos partieron trabajando muy jóvenes y a través de sus hijos Chela, Gastón, Jorge, Kiria, Sandra y Aracelly, dejan un gran legado al circo chileno. Don Enrique padre, abuelo de Aracelly, nació en 1910 en San Carlos. Es el año 1939, cuando ocurre un gran terremoto que dejó a la gran mayoría del sur de Chile en el suelo. Entonces, es que decide irse en el circo, lo cual había sido su pasión desde sus cortos siete años de vida. Se va detrás de los publicistas pegando afiches. Sus padres le tenían asignado un futuro que nada tuvo que ver con lo que fue toda su vida, ya que ellos querían que fuera sacerdote y para esto lo tuvieron internado en un seminario de Concepción, pero su pasión por el circo fue mucho más fuerte. A la edad de 20 años aproximadamente, en una de sus giras de paso por la ciudad de Bulnes, al sur de Chillán, es cuando conoce a María Mercedes, (Mechita para todo el gremio circense) la que sería su esposa y madre de sus hijos a través de toda su vida. Ambos, durante años, hicieron cantos cómicos, que por ese tiempo era muy común en el circo chileno, y formaron la dupla Titina y Pajarito. Su hijo Jorge el tony Copucha, junto a su yerno Carlos Gajardo y Eduardo González, formaron el célebre trío de payasos Copucha, Cuchara y Chirola. El primer circo de la familia es inaugurado el año 1941 y lo llamaron circo Chile. El traslado se hacía en carretas de bueyes. En el año 1952 le cambian el nombre por Splendid. Su nieta Aracelly de las Mercedes Domínguez Yáñez, nuestra entrevistada, nace en Santiago de Chile y es hija de Horalia María Yáñez Guerrero y de Gastón Enrique Domínguez Aguilera. Su madre era originaria de la isla de Huar, que fuera establecida en Julio de 1713 con el nombre de villa de San Felipe de Huar y derivaría su nombre del primer indígena chono que vivió en ella, llamado Huercán o Hueraman. Así, nos cuenta su historia: “Mi padre pertenecía al pequeño circo familiar cuyo nombre era Splendid y desde muy niño trabajó con sus hermanos en la pista. Cuando joven, realizan una función en una localidad de la provincia de Valdivia y se conoce con mi madre cuando concurre donde los vecinos a solicitar agua y luz para instalar la carpa y él invita a Horalia a asistir a la función. Desde ese momento, se enamoraron perdidamente”. “Inútiles fueron los esfuerzos de los parientes tratando de convencer a mi progenitora que el muchacho no era buen partido y además, por trabajar en un circo, tenía sólo una vida errante para compartir”. No escuchando esas voces, Horalia se integra a la familia circense y se va con ellos a recorrer tierras. Del matrimonio nacemos ocho hijos: tres varones y cinco mujeres. “Al estar con el circo viajando, los niños debimos integrarnos a las distintas labores que exigía la empresa. Así mis tías, hermanas de mi padre, trapecistas y malabaristas, realizaban hermosas presentaciones y fueron las encargadas de enseñarnos esa profesión”. “Comenzamos jugando al circo y cada cual hacía sus actos. Algunos anunciaban los números, otros eran payasos. Yo, desde chica tuve facilidad para ser contorsionista. Me contaban que ‘me doblaba como chicle’ y mi primera presentación habría sido a los tres años. Pero mis recuerdos me llevan a los cinco años cuando salí a la pista con mis hermanas, con la gran alegría de mi abuelo Enrique que presumía de su nieta artista que realizaba su acto en solitario”. “Cuando mi padre, mis tíos e incluso mis abuelos vieron en nosotros algunas condiciones, nos hicieron ensayar más en forma y dedicarnos al espectáculo circense”. Su viaje a Magallanes Por esas cosas del destino, llega Aracelly integrando el circo a Magallanes, a raíz de la fama que tiene la región, del gusto por los espectáculos de esta naturaleza. Viene acompañada de sus padres y sus tíos, los famosos payasos de la televisión Copucha, Cuchara y Chirola. Fue su primer viaje en avión. “Fue muy hermoso llegar a ese lugar todo vestido de blanco por las nevadas; la experiencia de estar a muchos grados bajo cero en algún lugar de esa región, fue fantástico, y más aún ¡viendo a la gente comiendo helados!” “Estuvimos un mes realizando presentaciones, incluso en la ciudad de Puerto Natales y en Cerro Sombrero para lo cual cruzamos el estrecho de Magallanes. Algunos artistas nos fuimos en un avión pequeño. Uno de los tíos se aterrorizó de tal manera con los movimientos de la aeronave, con motivo del fuerte viento, que al regreso lo hizo por la barcaza. ¡Gran error!, porque el mar estaba embravecido y tuvo que soportar los vaivenes de la nave y el mareo por más tiempo que el que demoraba el cruce en avión”. “Sin lugar a dudas que la experiencia de este viaje a la zona austral fue maravillosa”. Rumbo a México “Una de mis hermanas, María Angélica, conoce en Chile a un artista del circo checoeslovaco, con el cual se enamoran y se van a trabajar al Perú. En ese país los ve un empresario mexicano y los contrata para actuar en la tierra del país del norte. Luego de seis meses de permanencia allí, me tienta para que vaya a presentar mi número de contorsionista en ese lugar del mundo”. “Yo contaba con 21 años y mi sueño era viajar, especialmente incentivada por las conversaciones que tenía con colegas de otros países. Era el año 1982 y decidí irme al país azteca, primero por seis meses para probar, pero mis intenciones eran que también viajara el resto de la familia y montar un número de trapecio, porque mi padre tenía esa especialidad, pero él no quiso porque ‘el número es valorado, pero si tienes un accidente la gente se asusta y ya, y el dueño del circo no le interesa mayormente’. El circo es un riesgo siempre tanto en la función como en el tránsito por las carreteras. Nosotros tenemos alguien que nos cuida y protege”. “Los seis meses pasaron y seguí presentando mi número hasta que lo pude hacer por muchos años”. “Uno puede vivir del circo, pero no hacerse millonario. Vivimos bien, conociendo siempre. No paramos nunca de conocer ya que semanalmente cambiamos de lugar”. “En el año 1987 contraigo matrimonio con Enrique Vázquez, del famoso circo mexicano de los Hermanos Vázquez, cambiándome entonces a esa célebre carpa”. “Tuvimos tres hijos, dos varones y una niña. Les dimos todas las posibilidades económicas para que obtuvieran una profesión ajena a la carpa, pero pudo más el llamado de su sangre y también se dedicaron a la arena, mi hijo como malabarista y mi nena antipodista (acróbata que ejecuta sus malabarismos con los pies apoyado sobre su espalda) y mi retoño más pequeño hace un acto de pulsadas. Ellos, son mexicanos de nacimiento, pero chilenos de corazón y cuando juega la Roja, se fanatizan con sus triunfos”. “Tienen costumbres chilenas, especialmente en las comidas: desayunan, almuerzan, toman once y cenan, lo que no se acostumbra de esa manera en México. Son fanáticos del pan con palta y el mote con huesillos”. “No tenemos una localidad de radicación en México. Viajamos y viajamos todo el año buscando climas templados para nuestras presentaciones. Eso es diferente a Chile, porque a fines del mes de abril ya llega el invierno y se terminan las funciones hasta que llega el verano y de nuevo, en el mes de septiembre, comienzan a funcionar los circos que han sido guardados durante la época de lluvias”. “Me encantaría viajar con mi esposo y mi familia a Chile, expresamente al archipiélago de Chiloé, con el fin de encontrar allí mis raíces chilotas, en forma especial en la isla de Huar, de donde proviene mi madre adorada”. “Yo tengo ahora al resto de mi familia en Santiago de Chile. Todos circenses y que se encuentran siempre en gira y cuando viajo a mi país me quedo un mes en la capital para así verlos a todos”. “Yo me quedaré en el circo hasta que pueda. Esos son mis planes. No sé si algún día me tenga que retirar y radicarme en Chile. Todo eso lo debo planificar a futuro”. “Le pido a la gente que lea mi entrevista, que nunca deje de concurrir a estos espectáculos porque la tradición del circo no se debe perder ya que es el espectáculo más antiguo del mundo y si se priva a los niños de ello, dejándolos que se entretengan sólo con sus juegos electrónicos, se perderán la fantasía de este mundo maravilloso”. (0 comentarios)

Circo D'Italia presenta 'Roma' (PE)

09-07-2018

Roma es el nuevo espectáculo que traerá el circo D’Italia, el cual llega por tercer año consecutivo a nuestro país. Según se conoce, el show será un espacio mágico lleno de aventuras, considerado un viaje al glorioso circo romano que abrirá sus puertas para envolvernos en historias de amor y de lucha entre emperadores, guerreros y diosas.Sin duda se trata de un espectáculo ambicioso, lleno de fuerza, suspenso, humor y actos sorprendentes disfrutar en familia. La carpa que estará instalada en la parcela H del Jockey Club (donde iba a estar Cirque du Soleil) tiene un aforo de mil 600 personas y contará con más de 12 toneladas de iluminación digital logrando un gran despliegue de luces y sonido. En tanto el espectáculo Roma es una producción creada en Milano, Italia por el reconocido artista, director, productor y libretista Onofrio Quisitini que ha participado en producciones de éxito como Quidam y Alegría del Cirque du Soleil. Respecto al elenco que conformará el show, se sabe que está conformado por más de 30 artistas del mundo. Los actos tradicionales de circo se entremezclarán con la más alta tecnología en despliegue de luces y sonido. Actos de impacto con péndulos gigantes, ruedas de la muerte y actos de piso serán vistos por grandes y pequeños en un espectáculo 100% cultural y familiar con música en vivo acompañando el espectáculo, dirigido por el argentino Gaston Elie. Como se conoce, el circo es la reunión de todas las artes, donde prevalece la destreza y Circo D'Italia, es una de las compañías más emblemáticas del circo europeo que con el pasar de los años ha ido evolucionando, combinando tecnología y modernidad con sorprendentes actos de acrobacia y suspenso. Entre los años 2016 y 2017, lo han visto más de 100 mil personas en Lima y en provincias más de 40 mil, solo el año pasado. La temporada en Lima se llevará a cabo del 12 de julio al 12 de agosto, como ya se conoce, en la Parcela H del Jockey Club. Las entradas están a la venta en los módulos de Teleticket. El precio va desde los 39 soles a 235 soles. Cabe mencionar que al igual que en el 2017, Circo D’Italia iniciará gira en Trujillo, Chiclayo, Cajamarca y posteriomente visitará Ecuador. (0 comentarios)

Siddharta, entre el circo y el musical (AR)

08-07-2018

Sin dudas Flavio Mendoza, como director, hizo la diferencia en la forma de hacer espectáculos comerciales de gran impacto. Artista de circo, bailarín de revista, personaje mediático televisivo, no solo puso en sus propuestas todo el conocimiento adquirido en esos ámbitos sino también una visión abarcativa y multiplicadora única. También suele sumar, para garantizar la presencia de espectadores, a algún famoso o artista de renombre. Algunos mejores que otros, Stravaganza y sus variantes o Franciscus, Mahatma y también Siddharta tienen muchas cosas en común. No solo son espectáculos con producciones millonarias, sino una mixtura única entre las artes circenses, la revista de gran despliegue y la comedia musical, claro está, en un formato no muy alejado de los shows de parques temáticos. Ese combo tiene sus virtudes, pero muchas veces Mendoza tropieza con sus propios ornamentos y aquella ley teatral que siempre dice que a veces "menos es más". Corresponde contar que Siddharta es un proyecto que sus autores, Germán Barceló y Damián Mahler, tienen desde hace bastante tiempo. Inspirados en la novela de Hermann Hesse, finalmente pudieron concretarlo, en un formato tal vez distinto al que soñaron. Porque si algo se pierde entre los múltiples impactos visuales que brinda el espectáculo es su argumento. La cantidad de cuadros circenses y artilugios escénicos fracturan una dramaturgia que se esboza interesante. Su conceptualidad se pierde a través de ese movimiento permanente que obliga al espectador a mirar hacia todos lados y fracturar su atención. Es difícil no reparar en las piruetas que realizan los acróbatas en el péndulo de la muerte y, a su vez, prestar atención a un momento clave del personaje que interpreta Osvaldo Laport. Pero la intención espiritual y con moraleja, en los momentos en que se palpa se vuelve potente. Una de las mejores virtudes de Siddharta es su partitura musical. A través de ella, Barceló y Mahler le otorgan a la propuesta la teatralidad que se le resta por otro lado. Orquestaciones elaboradas y melodías que transitan todos los estados posibles. Otros puntos impactantes son el diseño visual, las coreografías, el diseño de luces (excelente Ariel "Gato" Ponce) y el de sonido. Un punto flojo de Siddharta es el interpretativo. Sus protagonistas, Facundo Mazzei y Karina la Princesita sorprenden con su gran calidad vocal pero, sobre todo, ella falla en lo interpretativo. No es actriz, más no se puede pedir, pero ahí uno cuestiona si es necesario llamar a una figura mediática si hay tantos intérpretes integrales talentosos. Osvaldo Laport otorgauna cuota de seriedad en su interpretación del padre. Es creíble, canta bien y se subordina a desafíos físicos. Pero si del extenso elenco hay que destacar trabajos, ellos son los de Franco Friguglietti, Pietro Vicentini, Diego Rodríguez y Fran Eizaguirre. Los dos primeros se adueñan de los cuadros en los que participan. Son simpáticos, sobresalientes en la acrobacia y el baile, cantan y actúan muy bien. De lo mejor de la producción. En tanto que Rodríguez y Eizaguirre imponen verdad y talento a sus breves participaciones. Todos sabemos del talento de Roberto Peloni y Pablo Sultani, pero aquí están desaprovechados y ellos también transitan sus criaturas sin demasiada convicción. Del impecable ensamble vale la pena resaltar los trabajos de Christian Zabala (ex Cirque du Soleil), Rodrigo Gómez y Sol Bardi. Es impresionante cómo muchos de estos jóvenes intérpretes arriesgan la vida sin arneses ni protección. (0 comentarios)

< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 >